Usted está aquí

Noticias

Noticias

Estados Unidos y Europa conceden al CSIC la patente de compuestos derivados de sulforafano.

07/03/2018
  • Noureddine Khiar (Instituto de Investigaciones Químicas) e Inmaculada Fernández y Rocío Recio (Universidad de Sevilla) presentaron la patente en marzo de 2012.
  • La inversión de la empresa británica EVGEN Ltd permitió salvar “el valle de la muerte” de esta investigación con posibles aplicaciones terapéuticas contra el cáncer

 

 

Sevilla, 7 de marzo de 2018. Las Oficinas de la Patente de Estados Unidos y Europea han concedido la patente titulada “Compuestos derivados de sulforafano, método de obtención y su uso médico, alimenticio y cosmético”. Dicha patente fue presentada el 9 de marzo de 2012 en un régimen de cotitularidad entre el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (55%) y la Universidad de Sevilla (45%). Noureddine Khiar, actual director del Instituto de Investigaciones Químicas, centro perteneciente al CSIC, e Inmaculada Fernández, Jefa del Departamento de Química Orgánica y Farmacéutica y Rocío Recio, de la universidad hispalense, son los inventores.

La patente se ha licenciado a la empresa británica EVGEN Limited, gracias a cuya financiación ha sido posible la extensión mediante el Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT por sus siglas en inglés) y entrar en fases nacionales. Ya aprobada en Australia, y recientemente en Estados Unidos y Europa, queda aún por ver qué determinarán China y Japón.

Considerado por la FDA como uno de los productos anticancerígenos más importantes, el sulforafano (un producto fitoquímico) ha recibido una atención creciente en los últimos años. “Aislado en 1992 a partir de brócoli, se demostró inmediatamente que era el inductor más eficaz de las enzimas de detoxificación de fase 2,  responsables de la eliminación de los radicales libres y de las especies de oxígeno reactivo, tan dañina para nuestra salud. Su actuación como un catalizador para activar genes que incrementan la capacidad de nuestras células para eliminar agentes oxidantes hace que el sulforafano sea mucho más eficiente como agente citoprotector contra el cáncer que los otros compuestos antioxidantes naturales o sintéticos”, señala Khiar.

De manera interesante, se ha demostrado recientemente que el sulforafano es capaz de atravesar la membrana hematoencefálica y, ejercer su efecto protector en el sistema nervioso central. Adicionalmente, la considerable investigación realizada hasta la fecha, acredita el uso del sulforafano como agente terapéutico contra varias patologías que incluyen el cáncer de próstata y de mama, autismo, esquizofrenia o diabetes tipo 2, entre otros. Sin embargo, a pesar del gran interés en el uso del sulforafano tanto en clínica como suplemento alimenticio, por el momento no existe ningún medicamento en el mercado formulado con este principio activo. Actualmente, todo el mercado relacionado con el sulforafano se basa en extractos de brócoli, cremas antienvejecimiento, concentrados dietéticos y demás productos de herboristería. Conviene puntualizar que los suplementos de brócoli normalmente contienen un precursor inactivo del sulforafano, lo que pone en cuestión su capacidad para aportar sulforafano a la dieta.

Actualmente sólo podemos beneficiarnos de las propiedades del sulforafano a través de un consumo continuado y abundante de brócoli. Sin embargo, el vegetal “que encontramos en el mercado tiene una concentración de sulforafano baja, siendo en los brotes jóvenes de brócoli (3 días) donde podemos encontrar la mayor cantidad de sulforafano. A esto hay que añadir que el sulforafano es inestable frente al calor, y los procedimientos habituales de cocción del brócoli le pueden degradar y reducir considerablemente su contenido”, apunta el director del IIQ-CSIC.

En la citada patente, Khiar, Fernández y Recio han desarrollado nuevos análogos del sulforafano con el objetivo de mejorar su actividad biológica y su biodisponibilidad. Mediante un contrato de colaboración con la empresa EVGEN, los grupos de investigación de Khiar y Fernández han llevado a cabo el año pasado un programa de química médica dirigido a encontrar el mejor análogo.

Con el fin de mejorar su estabilidad, aumentar su tiempo de vida en el torrente sanguíneo y acceder selectivamente a tejidos tumorales, la investigación actual de los grupos “está dirigida a aplicar los conocimientos recientes en nanotecnología y nanomedicina”, señala Khiar. En este sentido se plantean el uso de nanomateriales orgánicos como nanovectores para el transporte y liberación controlada del sulforafano.

Los resultados in vitro están siendo positivos, aunque aún queda trabajo por hacer. El objetivo final es llegar a los ensayos clínicos paso previo a su comercialización.

Más información:

Área de Comunicación y Relaciones Institucionales
Casa de la Ciencia-Delegación del CSIC Andalucía
Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Pabellón de Perú
Avda. María Luisa, s/n
41013 – Sevilla
954 23 23 49 / 690045854
comunicacion.andalucia@csic.es

 

 

    AdjuntoTamaño
    Icono PDF ndp_7mar18_iiq.pdf99.98 KB